10 feb. 2011

Calles



Hay calles que nos saludan
y callejuelas que callan,
callejones sin salida,
callejas enmarañadas
donde los gatos maúllan
y las viejas tejen mallas,
donde llora un niño hambriento,
donde ríen las fulanas,
donde duermen los borrachos
borracheras madrugadas.

Hay callejos escondidos
donde bulle la canalla.
Calles que ya no son calles
porque cayeron sus casas.
Hay calles hechas de piedra
con asfalto enmascaradas.
Hay calles para el recuerdo,
otras....¡mejor olvidarlas!

Hay calles ciegas de polvo
entre dinero empolvadas.
Calles de lujo o humildes,
curvas, rectas, enceradas.
Hay calles donde la noche
lleva al demonio de caza.
Calles testigos de todo
y responsables de nada,
calles que guardan secretos
que sus ventanas acallan.

Calles de pueblo, tranquilas,
o de ciudad, amasadas.
Calles sin nombre, vacías,
entre otras olvidadas.
Calles cargadas de historia
o simples calles bastardas.
Calles con sangre de artista,
calles sedientas de fama,
calles con nombres anónimos,
calles bien engalanadas.


Calles de grandes señores
y de encopetadas damas
donde lindas princesitas
son vestidas por sus ayas.
Calles con pobres pidiendo
envueltos en rudas mantas.

Calles con tiendas antiguas,
oliendo a vino de tascas,
con aromas de pan tierno
desde tahonas antañas.
Con arruinadas iglesias
o catedrales galanas.

Calles de pasos cansados
y de sus pasos cansadas.
Calles de oscuros rincones
donde los perros no ladran.
Calles con la cara limpia
de donde escapan las ratas.

Calles llenas de sonrisas
que se mezclan con las lágrimas.
De pequeñuelos jugando
con las canicas y a tabas,
de niñas saltando a comba,
de bancos con gente anciana.

Calles jóvenes y ebrias
para acabar la semana.
Calles con ecos de besos
y suspiros que no acaban.
Calles donde los amantes
se despiden con el alba.

 En mi calle y en la tuya
hoy nuestras sombras se abrazan.
Hay calles, sí, ¡ay!, hay calles
donde el corazón se ensancha.