24 oct. 2010

Presente Imperfecto




Vivimos vidas vanas velozmente,
¡cuántas citas corriendo, corazón!,
pocas...pausas...para...prender,... pasión...
la locura, la lágrima latente...,
amor apenas, ¡ay!, ¡amor ausente!,
risas rotas, rastrera religión.
Inmortales, idílica ilusión;
soledad, silentísssima serpiente.
Es engañoso espejo este espejismo,
mueca mortal, materialismo mismo,
basurero bestial, burdos borregos,
falsa felicidad, falaz futuro,
ojo oculto oteando otro oscuro,
jungla, jergón, jeringa, Judas, juegos...

¡Nooo! Nuevos nuevamente naceremos,
angelical amanecer alado,
venceremos, viajeros, ¡venceremos!


En el anterior soneto con estrambote las palabras de cada línea comienzan con la misma letra (por si alguien no se da cuenta)

Romanza

Dedicado a mi padre y a mi hija.

Brotan de mí,
cual gotas invisibles,
notas alegres o tristes
cuando tus dedos
golpean o acarician
mi cantarina boca.
Es mi lamento
tu callado llanto.
Es mi júbilo
explosión de tu gozo,
tu furia, tu rabia, tu reposo.
Soy el canto
de tu alma de poeta.
Tú mi esclavo amigo
y yo el tuyo,
rebelde a veces si me exiges,
sumiso siempre que me mimas,
y te amo más
cuanto más me hieres
o fustigas.
¿Dónde empiezas tú
y dónde acabo yo?
Nadie lo sabe…
Somos uno,
hechos los dos de savia
y carne pura.
Late tu corazón en mis acordes
y es mi armonía razón
y llama de tu vida.
Vibra tu inspiración
en cada suspiro de mis notas
y algo muere y nace de mí
cada vez que me tocas.
Tantas horas a solas,
contigo y conmigo,
nos han hecho odiarnos
y querernos tanto,
tanto,
buscando esa perfección
que nunca llega,
el complaciente aplauso,
la crítica severa,
el halago engañoso,
la verdad placentera.
Hay cordura
en cada acorde que exhalo;
hay delirio
en todos mis silencios;
hay amor
en nuestro entendimiento.
Nuestro idilio
nace y muere al compás
de un tiempo eterno.
Me rindo a tus normas,
a tus caprichos,
a tu inconsciente desidia,
y hacemos versos juntos
en escalados besos.
Ven a mí
cada noche
y que tus manos me abran,
me hagan vivir de nuevo
desvelando secretos
en mística armonía,
en amoroso acorde,
en tiernos arpegios.

Soy tu yo
hecho música y poesía,
soy tu piano.

10 oct. 2010

Libre



No soy esclava del reloj,
ni de modas,
ni de ungüentos,
ni de jefes opulentos,
ni de las fétidas heces
de políticos gurús.

Huyo de leyes obscenas,
de cánticos de sirenas,
de las falsas libertades,
del circo de vanidades,
de sermones infumables,
del ruido ensordecedor.

Mi tiempo lo marca el sol,
la lluvia,
la voz del viento,
el silencio de las piedras,
el despertar de una flor.

Superado el reto del soneto


Para cualquier poeta es todo un reto,
pero ya estoy al borde de la obra,

así, con rumbo cierto y gran zozobra,
esta línea culmina este cuarteto.


Mi gozo sería mucho si completo,
si me saliera bien la maniobra,
y con callado afán, ganas de sobra,
pudiera poner fin a este soneto.

A punto de rendirme casi he estado,
a sólo un paso de caer vencida,
con el fiel diccionario de mi lado,

mas sigo aquí abriéndome camino
y, tras hallar la rima apetecida,
con este postrer término termino.