26 sept. 2011

Eran enormes dinosaurios blancos...


Eran enormes dinosaurios blancos elevando sus largos cuellos hacia el cielo.
Era una manada de dinosaurios fantasmagóricos.
Dormían en lo más profundo del valle y al despertar comenzaron a estirarse, elásticos, como si fueran de goma; doblaban y triplicaban su colosal envergadura una y otra vez, ¡qué espectáculo!
Sus colas cimbreantes se elevaban majestuosas para luego fundirse con el azul del cielo. Sus cuerpos creaban figuras imposibles; contorsionistas deshuesados de piel vaporosa, desmembrándose voluptuosamente entre aromas bucólicos y cálidas sombras.
Sus fauces desdentadas arrojaban húmedas bocanadas al aire a las tierras recién segadas. Se bebían los arroyos, el rocío, el cauce del río y hasta el aliento de las vacas.
Sus cerebros se desmelenaban en coquetas filigranas.
Parecían salidos del pincel de un Goya delirante, de la pluma esperpéntica de Valle Inclán, del Infierno del Dante, de un grabado apocalíptico de Durero, de un cuento ebrio de Poe o de un relato fantástico de H. G. Wells.
Se iban apoderando del valle, subían y subían más en una lentísima escalada, con elegancia, en una orquestada  multiplicación, como movidos por una música imperceptible.






Sus patas robustas se hacían frágiles por momentos, se agitaban ondulantes, sus crestas describían elegantes espirales, sus torsos se hinchaban, sus vientres se unían; era una danza pausada, a cámara lenta, muy, muy lenta..., a ritmo de pavana.
Algunos se desintegraban en extrañas aves amorfas, casi transparentes, dejando entrever el verde manto de las laderas. Tras un efímero aleteo, volvían a su origen para engordar esos miembros descoyuntados en una especie de transformación o transfiguración mimética, camuflados en una masa compacta de espeso algodón.
Sobre sus cabezas se abrió un resquicio circular y una luz sesgada los deslumbró; algunos la desafiaron agitando sus garras, lanzando aullidos mudos, revolviéndose como heridos por el súbito resplandor; otros se rindieron a su fulgurante esplendor, al mágico reflejo esmeralda que descubría su vaporosa desnudez, su pálida silueta, su ondulado perfil.


Duró poco el milagro.


¿Dónde estaban los árboles, las peñas, los picos, los curvos caminos...?
El tiempo viajaba al ralentí, casi estático; era la hora de manecillas perezosas, de relojes de Einstein, de manzanas flotantes desafiando a Newton, de duendes invisibles bailando en corro al son del amanecer.
De norte a sur, fundiéndose los unos con los otros, penetrando e intercambiando su descomunal corpulencia, lo llenaron todo hasta que todo se hizo blanco.
El gran dinosaurio se había adueñado del horizonte hasta hacerlo desaparecer.
El gran dinosaurio blanco era ahora el señor de los prados, del paisaje ante mis ojos.
Su gran boca se abría como queriendo engullir también el aire, los pájaros y el alma de la gran montaña.
¡Qué espectacular banquete!






Una vuelta completa de reloj y todo alrededor ha vuelto a su ser...
Eran inofensivos, puros, engendrados por la madre naturaleza para morir como nacieron; una prole sumisa, hijos embebidos y embobados por ella, la hermosa hechicera, la dama dorada del amanecer.
El gran dinosaurio blanco se diluyó y el verde terciopelo fue llenando el paisaje con suave cadencia.
Mis nublados dinos han regresado a las profundidades.


Blanco, perla, gris, musgo y serrín.
Los murciélagos y los grillos no se han enterado de nada.



El pastor recorre el entorno con su mirada. Se acomoda en el lecho de hierba y saca de su viejo zurrón una hogaza y un buen pedazo de queso; antes de hincarle el diente, bebe un chorro del tinto que guarda su odre. Ya puede ver a sus cabras en los riscos.
 
No ha sido un espejismo.
No ha sido una jugarreta de mi imaginación.
Esta madrugada, al salir al porche, juro que lo vi: una manada de dinosaurios blancos elevándose al infinito...


Habían invadido el despertar del día, el dulce saludo de Dios.



11 sept. 2011

Regalos de amor



Anoche cocí 3 huevos duros para mi marido y para mí.
Me comí uno y cuando dejé los otros dos sobre la mesa, muy juntitos, vi una cabeza y un tronco, así que decidí pintar la cara con boli y añadir las extremidades, ¿cómo...? Miré a mi alrededor y el papel de la cocina parecía estarme diciendo, "yo te sirvo para lo que buscas", y así fue.
El pelo con las dos coletas salió del mismo material.
¿Y por qué no añadirle un toque de humor mezclado con algún detallito de  inocente erotismo?, jejeje, sí, había que ponerle unas provocadoras domingas a la dama de blanco. El ombligo tampoco podía faltar, ese puntito mágico de unión materna.
Quedé contenta con mi "escultura".
Coloqué todo dentro de una taza y dejé mi creación cerca de la vitrocerámica para sorprender a mi marido cuando bajara a preparar su café, ¿qué pensaría...? Me entraba la risa sólo de pensarlo, ¡me había quedado tan sexy su desayuno!


Esta mañana me despertó el sonido de la cafetera, como de costumbre, y una carcajada, ¡ya había visto mi regalo!
Cuando bajé a preparar mi desayuno, me recibió con una sonrisa de oreja a oreja y un beso especial.


Por la tarde se puso a cortar el césped.
Salí a hacerle compañía y cuál no sería mi sorpresa cuando veo que ha hecho un enorme corazón con la hierba no cortada; seguramente pensaría que no me iba a dar cuenta: dice que no suelo fijarme en lo que me rodea.
Esta vez se equivocó.



- ¡Qué chulo te ha quedado el corazón!, me encanta, cariño.
- Lo he hecho para que veas que pienso en ti siempre, hasta cuando estoy cortando la XXX  (bip-bip- bip) hierba. 

(todo lo anterior dicho en el idioma de Shakespeare porque mi poeta americano todavía no entiende bien el de Cervantes)


Y eso es todo por hoy, mis queridas y queridos lectores.
Un día especial con dos bonitos regalos de amor.
¡Es tan fácil hacer felices a los que queremos!
Se me olvidaba decir que bauticé a mi muñequita sexy con el nombre de "Huevina".

Así se ha quedado la pobre después del desayuno...


... pero su corazón sigue ahí...