12 nov. 2011

Carta de Navidad



He unido dos cuadros preciosos con tema infantil, los he modificado algo digitalmente y luego he añadido un sencillo texto.


                      

El primer cuadro, "Jouets", es del pintor francés Timoleon Lobrichon.
El segundo, "For the Squire", es del pintor británico Sir John Everett Millais.

 
 

8 comentarios:

The Unknowngnome dijo...

Very nice work!

Mari Carmen dijo...

Excelente entrada Doña Eñe. El retoque te quedó fantástico y el mensaje es algo muy real. Creemos que a los niños lo que les importan son la cantidad de juguetes que puedan tener, y creo que es mucho más importantes para ellos el amor que sus padres le demuestren, y el jugar con ellos es una de las cosas en las que se transmite ese precioso amor.
Gracias por la entrada.
Un fuerte abrazo y feliz domingo

Doña Eñe dijo...

>The Unknowgnome
Thanks, dear!
:)

Doña Eñe dijo...

>Mari Carmen
Muchas gracias.
Imaginaba que te iba a gustar porque pensamos más o menos igual, Mari Carmen.
Efectivamente, los niños prefieren jugar a las adivinanzas con sus padres que con un juguete carísimo solos: los peques entienden de amor, no de dinero.
Un abrazo y feliz semana.
:)

Clarissa Rodriguez dijo...

Cuántas habilidades tienes Doña Eñe!

Navidad es un tiempo especial, no sólo para los niños. Sin duda lo mejor que alguien puede regalar o recibir es tiempo y afecto sincero.

Un gran abrazo, Doña Eñe!

Doña Eñe dijo...

> Clarissa
Sí, Clarissa, el amor es algo que no se compra en una tienda de juguetes ni en una joyería, es algo que sale del corazón, no del bolsillo.
Un abrazo, amiga, y gracias por tu visita.
:)

edelia sanz dijo...

Me gustan tus "toques" y "retoques". Tu creación ha quedado perfecta. Yo disto mucho de poseer esas habilidades, mi dominio del ordenador está en sus comienzos. Como todo autodidacta voy a pasitos de hormiga, pero eso no es obstáculo para pasar buenos ratos y encontrar cosas que en alguna ocasión me interesan. De momento con esto me conformo.
Un abrazo, amiga.

Doña Eñe dijo...

> Edelia
Como siempre, encantada con tu visita y tus comentarios.
A mí me enseñó mi hermano muchos truquillos de este invento; yo sola hubiera sido incapaz ni siquiera de usar el ratón.
Un abrazo, amiga.
:)