29 jul. 2014

Nunca fueron niños




Versión en castellano de mi poema "For they never were children"

Amamantados con la leche amarga de dioses vengativos,
sus nanas fueron el silbido de bombas,
sus juguetes, piedras, escombros, balas bendecidas.
Bajo el fuego enfurecido de un gigante sin conciencia,
jugaron a matar a enemigos sin nombre
y aprendieron a odiar en vez de amar.
Compartieron más sangre que paz bendito
y la avaricia de unos cuantos locos les arrebató su derecho a sonreír,
sus juegos inocentes. El sonido de las armas
acompañó sus sueños hechos de pesadillas.
Utilizados como escudos y bombas humanas,
el terror se convirtió en su único amigo no deseado
y el cielo se volvió infierno, la vida, miedo.
Engullidos sus patios de recreo por avaros profetas,
vieron a sus padres luchar, a sus padres morir,
a sus madres llorar y perder toda esperanza.
Algunos de ellos cayeron mientras corrían por las calles,
sus ojos oscuros intentando comprender qué era esa terrible locura,
y sus rostros recordaban a hombres desesperados.
Pues nunca fueron niños.




No hay comentarios: