27 nov. 2010

Soñando



He soñado que soñaba
y al despertar
aún dormía,
¿es esto lo que es la vida
según decía Calderón?
¿Es la muerte el despertar
a la vida verdadera,
siendo pues esto la muerte
y vida eterna la marcha
de este mundo tan temida...?
Si es así,
ahora estoy muerta.
Si es así,
estoy dormida.
Señor,
no quiero soñar,
no me asusta la partida.

3 comentarios:

Edelia's Club dijo...

Qué bonitos tus versos. Qué mensaje tan intenso llevan.
Cuánto cuesta no temer la partida. ¿Será temida por desconocida?
Me he alegrado hoy cuando al visitarte veo cosas nuevas en tu blog. ¿Estabas muy ocupada ultimamente? Estas cosas pasan.
Gracias por el placer que me proporcionas cuando te leo.
Un abrazo en la distancia, amiga.

Doña Eñe dijo...

Edelia, agradezco de veras tus hermosos comentarios.
Es cierto lo que dices: tememos a lo desconocido. Sin embargo, para las personas que confiamos en Dios, creo que es más fácil.
Respondiendo a tu pregunta, te diré que no estoy muy ocupada, pero es que "toco varias teclas" a la vez. Acabo de escribir un artículo en mi blog del Diario Montañes.
Un abrazo.
:-)

Teresa dijo...

no quiero soñar,
no me asusta la partida.

Doña Eñe y aunque no se crea en Dios, tampoco se le tiene medio a la partida... se lo aseguro...

Gracias por sus bonitas palabras en mi blog.

Cordiales Saludos.