12 ene. 2012

Era...




Lo aprendió todo degustando la vida
- ávidamente a veces, otras a pequeños sorbos -,
no tenía títulos, ni honores, ni medallas,
no supo nunca que los sabios de arriba
prefieren un cómodo sillón a las agallas.

Su fantasía era su armadura
y halló a la aurora entre violetas dormida;
la flecha del amor voló tan alta
que no valieron ni torres ni murallas.

Era su verso florido y perfumado
un canto a la creación, arte hechicero,
bordado con primor, con ardor de enamorado,
su primer deber, su alegre prisionero.

No se rindió jamás al halago o al dinero,
no agasajó al poderoso ni al rico con su verbo,
pero tejió guirnaldas con dulces palabras
para elogiar la memoria de sus muertos.

Montado en su corcel de blancas crines
galopó contra el viento a la esperanza,
libre de ataduras, de amores tiranos, de imposibles.
al son de vibrantes sonetos y líricas estanzas.
Por sus venas corría sangre de románticos juglares,
la savia antigua de una raza de gigantes
que lucharon por su fe sin rendirse a la mudanza.
Curtió su casta piel con soles insolentes,
cantó al encanto de cándidas doncellas,
se bañó en el reflejo de mil lunas
y, borracho de guiños de coquetas estrellas,
soñó entre los brazos de mareadas dunas.

Saboreó la miel de sus pasiones puras
derrotando al grito encarnado de su cuerpo
- hierro candente que no marcó su carne -,
blandiendo su espada de cristiano acero.

Cantor de utopías, esclavo del señor vocabulario,
era su voz templada caricia, pirueta sublime,
musitada plegaria, la más dulce pócima secreta.
Era mi trovador, mi mago, mi patético poeta.

4 comentarios:

Clarissa Rodriguez dijo...

¿Quién es este héroe extraordinario?
Y por qué Era…?
De todos modos, yo creo que las personas extraordinarias siempre son, pertenecen al mundo de lo trascendente. Viven en nuestra memoria.

Un abrazo, amiga.

Doña Eñe dijo...

Hola Clarissa, amiga.
Tienes razón: el título debería ser "Es" porque siempre existe alguien así.
La verdad es que empecé a escribirlo en tiempo Presente, es/tiene/no se rinde..., pero luego pensé que quedaba mejor en Pasado, como si yo me hubiera situado en el próximo siglo.
No se refiere a nadie en particular; es como mi ideal de caballero andante y poeta.
Un abrazo y gracias.
:)

Clarissa Rodriguez dijo...

Suponía que estos versos eran tuyos.
Felicitaciones Doña Eñe!

El poema es hermoso tal como está; aunque me queda una sensación triste, como de algo perdido.

Mari Carmen dijo...

Cielo escribes muy hermoso.
El poema me deja la sensación como de alguien a quien se ha esperado pero al final no está en nuestra vida.
Un fuerte abrazo y feliz domingo preciosa