26 feb. 2013

Nubes de nieve

Nubes de nieve
¿quién no las distingue?,
¿quién las ve...?


Ambas albas
allá a lo lejos, puras,
una pareja de algodones de azúcar
flotando en un cielo insípido, espeso,
vacío de azul.
Tras el débil vaho del doble cristal
mi vista las detecta, pausadas
- se inflan, se contonean, se mudan -,
confusas entre el paisaje descolorido,
dos nubes menudas muy blancas, festoneadas,
casi gemelas, coquetas, sin tocarse apenas,
que pasan rozando tímidamente
la escarpada ladera de mi montaña amiga,
ahora vestida de novia, preñada de inviernos,
acariciada por húmedos silencios
de viejas cebras esculpidas con cincel de hielo.
Rumbo al norte, atraídas por la magia del mar.

¿A dónde van - si es que llegan -
estas efímeras nubecillas
antes de quedarse en nada?


Vaporosos velos redondeados
tímidamente movidos por un viento perezoso,
de lentos bostezos mezclados
con el aliento gélido de las enormes rocas
camufladas, ocultas
bajo una espesa capa de nieve.


Bajo cero,

las ancianas montañas
se han soltado sus melenas canosas
y meditan sobre el paso del tiempo,
tan largo para ellas,
guardianas del valle del Miera.


La cima pálida del Porracolina las ve pasar
serena, aterida de frío,
y suspira,
su cara escondida bajo un manto de armiño,
y espera,
entre blandos copos y tupido cielo,
a que pase de largo este blanco adiós de febrero,
y sueña, suspira, espera
y
vuelve a soñar
con la cálida frescura
de la primavera.

Esta foto la saqué ayer desde el porche de nuestra cabaña.
Nunca había nevado tanto ni tan seguido en los últimos años.


2 comentarios:

Clarissa Rodriguez dijo...

¡Precioso, Doña Eñe!

Se viste de blanco y nieve
y sueña, suspira, espera
y
vuelve a soñar
con la cálida frescura
de la primavera.


¡Cuánta belleza hay en el ciclo de la vida!
(Nosotros, acá en Chile, nos preparamos para recibir los vientos traviesos del Otoño y sus doradas huellas)

Un abrazo, querida amiga

edelia sanz dijo...

Cuánta belleza en tus fotografías y en tu poema.
Un paisaje nevado lo encuentro tan bello, tan romántico....
Me encanta la nieve, quizás porque en Valencia no nieva nunca.
No me extraña que esa nieve y esas nubes te inspiren cosas tan bellas.
Cuánto me aligro de que asomes tu cara por el blog, interpreto que todo va bien.
Besos, querida amiga.