25 dic. 2013

Ven, ven, ven

Ensimismada
la abuela contempla el retrato del abuelo
mientras los niños rodean el Belén
cantando villancicos que llegan al cielo,
pidiendo para el mundo paz y bien.
 
Gozosas
bailan sin parar las gentes del pueblo
entre el olor de la leña y la sartén
sobre un manto de blanco terciopelo,
con eco de campanas de Jerusalén.
 
Encendido
al calor del hogar se funde el hielo;
quedó vació de abrazos el andén
y hasta el más pobre halla consuelo
tras bajar sin equipaje del último tren.
 
Feliz
la madre adorna con flores su pelo,
el padre bendice la mesa. Amén.
Huele a Navidad, huele a caramelo.
Ven a ver al Niño Dios. Ven, ven, ven.
 
 


2 comentarios:

Clarissa Rodriguez dijo...

¡Muy Feliz Navidad!

Felicidades, querida amiga, junto a quienes amas.

Que Dios Todopoderoso perfume tu vida con su Amor y bendición

Doña Eñe dijo...

> Clarissa Muchas gracias por tus bonitos deseos querida amiga.