21 jul. 2012

Al atardecer


                    Los atardeceres son aún más hermosos en verano
                    porque prolongan la luz de las tímidas horas.
                          Se va haciendo de noche tan lentamente
                          que la oscuridad no nos sorprende;
                          nos va envolviendo sutilmente,
                          como cuando una madre adormece a su hijo
                          amorosamente entre sus brazos...

                          Hoy la temperatura afuera era tan agradable
                              que no se notaba,
                                 una caricia imperceptible,
                                        un beso soñado.

                      Aquí en la montaña se escucha el silencio...

Los perros, las gallinas y las vacas ya duermen.
    El vecino terminó de picar su dalle.
       Los pájaros descansan entre las ramas
             y en sus nidos.
Todavía no revolotean los murciélagos
      alrededor del porche.

                          Estuve paseando para desintoxicarme
                              de tanta mala noticia,
                                 harta de escuchar hablar de la prima de riesgo,
                                     de los índices bursátiles,
                                         de escuchar a los políticos intentando
                                              explicar lo inexplicable,
                                        siempre lo mismo,
                                        un día tras otro,
                                escuchando mentiras que tranquilizan a los tontos
                                             y
                                                  verdades a medias que asustan a casi todos.

             Aquí en la montaña
             la crisis se vive y se ve desde otra perspectiva,
             como si fuera menos con nosotros,
pero sabemos que las plagas se extienden
y
llegan a los rincones más insospechados.

En estos tiempos malos
      algunas personas se han dado cuenta
            de que han caído en el engaño del falso progreso,
¿demasiado tarde...?

Ese becerro de oro, tan brillante,
      tan falso como las falsas promesas
           de dietas milagrosas,
                 la inexpresiva belleza del botox,

                     el amor comprado,
                         los chollos bancarios,

                             el café descafeinado,
                                  la felicidad drogada...

                                           Difícil limpiar la mente de tanta basura,
                                           incluso aquí,
                                           en la montaña.

Me detuve a contemplar
cómo las nubes se iban adueñando
del horizonte,
bajando majestuosamente
como un telón de vaporoso terciopelo,
en un principio transparente,
espeso y opaco luego.

El verde se iba tornando gris.
Notaba la humedad refrescando mi rostro,

empapándome el alma,
lavando parte de mi pensamiento.

Distinguí un pequeño resplandor de esmeralda:
una luciérnaga.

Se desvaneció pronto.

           El telón había bajado hasta ocultar todo el paisaje.
           La montaña había desaparecido.
           Fin del espectáculo.
           Me encontraba sumergida en una inmensa nube.
           Era hora de mirar en mi interior...
          
                                                   Sola,
                                                   silenciosamente
                                                   sola
                                                   en
                                                   medio
                                                   de
                                                   esa
                                                   especie
                                                   de
                                                   nada
                                                   tangible.
  
Entonces
no sé qué me impulsó a extender los brazos
y
elevarlos hacia el cielo,
un cielo azul imaginado.

                                 Apenas sentía el mullido césped bajo mis pies descalzos.
                                 Me puse de puntillas.
                                 Intentaba alcanzar lo inalcanzable.
                                 Unas alas, unas alas...
                                 No.
                              
Respiré profundamente,
bebiéndome el aire perlado
en largos sorbos
y
me sentí vacía de todo
y
llena de Dios.

6 comentarios:

Clarissa Rodriguez dijo...

El atardecer, ese pequeño momento entre el día y la noche siempre tiene algo especial. Consiente o inconscientemente nos preparamos para el descanso. El ritmo urbano decae y en la montaña se hace el silencio.

Doña Eñe, preciosa tu descripción poética de un lugar que "se siente" cercano al paraíso.

Un gran abrazo, querida amiga

Misisdolly78 dijo...

Doña Eñe, me ha gustado mucho.

Doña Eñe dijo...

> Clarissa
Gracias, amiga.
El atardecer suele ser el preludio del descanso para la mayoría de la gente.
Para mí, la noche es el momento idóneo para trabajar. No sé, debe ser la tensión, que por la mañana me tiene derrumbada, inactiva.
Un abrazo.

Doña Eñe dijo...

> Misisdolly78
Me alegro mucho de que te haya gustado.
Gracias por tu visita y tus palabras.
¡Feliz domingo!
:)

Edelia Sanz dijo...

Qué magnífica tu descripción. Me pregunto: ¿El atardecer es poesía o poesía eres tú?
Yo he huido de Valencia y de su insoportable calor veraniego. Me he venido a la provincia de Teruel a mi casa de verano que está a 1200 m. de altura y donde se disfruta de fresquito, de silencio, de quietud, de paz.... También de atardeceres preciosos y que,aunque me encanta contemplarlos, no llego a escribir cosas tan bellas como tú.
De momento, y lejos del mundanal ruido, vivo muy relajada y feliz.
Un abrazo y sigue escribiendo que lo haces muy "requetebién".

Doña Eñe dijo...

> Edelia
Amiga, me alegro de que estés en tu casa de verano, tranquila, lejos del calor y feliz. Disfruta todo lo que puedas.
Valencia es preciosa, preciosísima, pero el calor en verano y, sobre todo, la humedad, el bochorno, son difíciles de soportar.
Yo pasé un mes de agosto en Mareny Blau, una playa muy bonita, y sólo estaba bien dentro del agua.
Tengo ganas de conocer Teruel, que "existe", ¡ya lo creo!
Gracias por tu visita y un abrazo, amiga.
:)